Cirugías insólitas (y millonarias) para parecerse a sus ídolos

Fanáticos hasta el hartazgo, hacen cualquier cosa con tal de lucir como los cantantes, los actores y los personajes de ficción a quienes adoran. Gastan todo su dinero y se someten a tratamientos estéticos y operaciones muy arriesgadas y dolorosas para llamar la atención. Un listado con los casos más sorprendentes.


Muchas veces el fanatismo de las personas por un cantante, una actriz o un personaje se convierte en una obsesión tan insólita que hasta recurren a las cirugías estéticas para parecerse a sus ídolos. Invierten todos sus ahorros y ponen en juego sus vidas con tal de destacarse del resto y lucir como aquellos a quienes idolatran. Un repaso por los casos más bizarros.

La Justinmanía

El caso sobre un fan que se operó para parecerse a su ídolo es una de las noticias más viralizadas de la Web. Se trata de Toby Sheldon, un estadounidense de 33 años que gastó más de 100 mil dólares en varias cirugías estéticas para lucir como Justin Bieber. Se operó la nariz, se hizo implantes de pelo, se aplicó Botox y se modificó la boca para verse como el cantante canadiense. Ya pasó cinco veces por el quirófano, pero como todavía no está conforme con el resultado, dice que volverá a pasar por el bisturí para cumplir su deseo.

En busca de un superhéroe

Herbert Chávez es un joven filipino fanático de Superman que se realizó 13 cirugías para verse como el “hombre de acero”. Como si hubiera salido de un comic, su rostro es casi idéntico al del personaje de ficción, para lo cual gastó más de siete mil dólares en conseguirlo. Se colocó implantes en su mandíbula, en sus pectorales y en los glúteos, y se operó la nariz. Además, se hizo un blanqueamiento de piel para tener un tono más acorde a la del personaje y usa lentes de contacto de color azul. Tiene 35 años y su obsesión comenzó hace tres décadas, cuando se enamoró de la capa roja.

Un clon para Pamela

Una modelo británica de 28 años se empeñó en transformarse en “la doble” de Pamela Anderson. Su nombre es Carolyn Anderson y ya lleva invertidos más de 30 mil dólares en pos de ese objetivo. Recurrió a todo tipo de tratamientos estéticos y cirugías. Se puso Botox, rellenó sus labios, se blanqueó los dientes, suele usar pestañas postizas y se aplica una peligrosa droga para verse bronceada. Una de los atractivos más destacados de la actriz de la serie Baywatch es su escote. Para lograr tener un busto similar, Carolyn se realizó siete operaciones, ya que en varias oportunidades tuvo problemas en sus implantes. El precio que debe pagar para parecerse a su ídola es tan alto, que hasta podría costarle la vida. Pero ella no renuncia a su anhelo.

Como una caricatura

Su nombre es Kristina Rei, una joven rusa de 22 años que tiene una extraña obsesión: tener los labios de Jessica Rabbit, la pareja del famoso conejo en la película “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”. Para esto, se realizó más de 100 intervenciones estéticas en las que se inyectó silicona hasta lograr la boca más voluptuosa del mundo. Hasta ahora gastó más de seis mil dólares en estas operaciones. Pero, a la vista de todos, en vez de parecer más sensual, esta chica terminó por afearse. Es que, además, agregó a su look toda clase de piercings en su nariz y su cuero cabelludo, perforaciones en sus orejas, tatuajes en su cabeza y cortes de pelo no muy convencionales. No apto para impresionables.

Otros casos: Barbie y Ken, en versiones humanas

Justin Jedlica, un joven neoyorquino de más de 30 años, se sometió a nada menos que a 90 procedimientos estéticos con tal de verse lo más parecido posible a Ken, el novio de Barbie. Según informó Huffington Post, el hombre gastó más de 100 mil dólares en sus visitas al quirófano. Y la famosa muñeca de Mattel también tiene su versión de carne y hueso: se trata de Valeria Lukyanova, una joven rusa que es foco de todas las críticas. Sus dramáticas curvas la asemejan a un personaje de ficción. Un detalle para no perder de vista: en la Web circula un “versus” entre la figura de la muñeca y la silueta de las mujeres reales. Las conclusiones son escalofriantes: si Barbie existiera, tendría que caminar en cuatro patas.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Comentarios

Current ye@r *