El 3 de junio es el Día mundial del cáncer de piel

Cada 3 de junio se celebra el Día de la Prevención del Cáncer de Piel, enfermedad que en caso de diagnosticarse a tiempo: en el 95 por ciento de los casos se puede curar. Aún así, los episodios de cáncer cutáneo han aumentado en las últimas décadas.

Una de las características que vuelven al cáncer de piel más esquivo es que no se percibe hasta pasados veinte años de la exposición desmesurada a la luz solar, cuya radiación ultravioleta o UV constituye el mayor factor de riesgo. Esto da a entender que casi todos los casos que se encuentran hoy en día provienen de una época en que imperaba la moda de ponerse moreno bajo el sol sin tener tan en cuenta las precauciones.

Esta fecha coincide con el verano del Hemisferio Norte, que es la estación en la que el foco está puesto en el uso de bloqueador y otras medidas preventivas frente a la exposición a los rayos UV. Nosotros, en tanto, debemos aprovechar esta época para el auto examen.

¿Cómo auto examinarse la piel?

Examinar el frente y dorso del cuerpo en un espejo. Luego los costados derecho e izquierdo con los brazos levantados.

Flexionar los codos y observar detenidamente antebrazos, axilas y palmas de las manos.

Observar la parte posterior de las piernas y los pies, así como los espacios entre los dedos y la planta.

Examinar la parte posterior del cuello y cuero cabelludo con un espejo de mano, separando el pelo para poder observar más de cerca.

Controlar la espalda y nalgas con un espejo de cuerpo completo y otro de mano.

¿En qué factores poner ojo?

Asimetría: Un lunar normal debe ser relativamente simétrico. Si una mitad del lunar no coincide con la otra, podría tratarse de uno riesgoso.

Borde: Cualquier lunar normal debiera tener un borde definido. Si el contorno de un lunar es desigual o irregular, hay que examinarlo.

Color: El color de los lunares debe ser uniforme, si hay más de un color presente en un mismo lunar, éste tiene que revisarse.

Diámetro: Usualmente el diámetro de un lunar no debiera exceder el de las típicas gomas que se encuentran detrás de los lápices grafito.

Evolución: Cualquier cambio en un lunar a lo largo del tiempo podría ser una señal negativa. Hay que poner especial ojo con alteraciones en su tamaño y grosor, o si comienzan a producir picazón.

La importancia del bloqueador todo el año

Horarios para el uso de bloqueador: Sea verano o invierno, el filtro solar debe usarse siempre, pero principalmente más en las horas de mayor riesgo, que es entre las 11 y las 16:30.

Qué factor solar ocupar: durante el año es recomendable ocupar un FPS 15, aunque en verano se aconseja un FPS 30+ y en el caso de pieles sensibles y/o con antecedentes de cáncer, SPF 50+.

Tiempo y frecuencia de aplicación: ponerse el protector un par de minutos antes de exponerse al sol no sirve, los filtros solares tienen componentes químicos que requieren de mínimo 15 minutos para actuar y activarse en la piel. En condiciones normales se recomienda volver a aplicar cada 3 a 4 horas; si se transpira, se hace ejercicios o se aplica agua, cada 2 horas.

¿Usar bloqueador si está nublado?: Las nubes permiten que pase parte de la radiación UV, así que en días nublados igual es necesario el filtro solar.

Broncearse o protegerse: No hay bronceado sano. El bronceado es una respuesta de nuestra piel al daño celular provocado por el sol, por lo que las personas que quieran tener un poco de color, pueden usar FPS altos en las primeras exposiciones solares (protegen de las quemaduras) y FPS menores en las exposiciones posteriores.

¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel es el crecimiento descontrolado de células anómalas de la piel. Sobreviene cuando el daño en el ADN de las células de la piel (provocado, principalmente, por la radiación ultravioleta procedente de la luz solar o de las camas de bronceado) desencadena mutaciones o defectos genéticos que hacen que las células de la piel se multipliquen rápidamente dando lugar a tumores malignos.

Cuidados para los chicos

Protégeles del sol y ayúdales a que adopten hábitos adecuados al exponerse al sol. A continuación te damos una serie de recomendaciones que puedes enseñar a tus hijos:

Recuerda buscarle una buena sombra entre las 12 y las 4 de la tarde.

Evita que permanezca bajo el sol durante mucho tiempo.

Es importante que protejas sus ojos con gafas de sol.

Utiliza sombrillas, sombreros, gorras, camisetas… cuando se ponga directamente al sol.

Las cremas con un nivel de protección alto son las únicas que le resguardarán de los rayos más peligrosos. Aplícaselas después de cada baño o cada 2 horas.

Recuerda protegerle cuando haga una actividad al aire libre.

Es importante que beba agua con frecuencia. Una piel bien hidratada también le cuidará frente a los rayos solares.

Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *